¡Con La Leishmania No Te La Juegues!

¿Qué es la Leishmaniosis?

Es una enfermedad parasitaria que puede afectar al ser humano y en la que los perros, gatos y cánidos salvajes actúan como reservorio. La Leishamnia infantum se trata de un protozoo, un parásito intracelular que viaja por el torrente sanguíneo hasta llegar a diferentes vísceras.

Original Title: Sandfly_18-08.jpgEs transmitido por phlebotomos (aparencia de mosquito). Los phlebotomos se desarrollan preferentemente en zonas cálidas, sobre todo la cuenca meditarránea, de ahí que en España las zonas de mayor riesgo sean el centro y sur peninsular y la zona del mediterráneo. En Madrid la prevelancia es de  un 7% hasta un 15 %.

Mapa-de-Espana-Leishmaniosis

¿Cómo se infecta mi perro?

ciclo leishmaniaEl ciclo comienza cuando un Phlebotomo pica a un animal infectado. El phlebotomo junto con la sangre, también absorbe amastigotes de Leishmania infamtum. Éstos dentro de su organismo se desarrollan y multiplican. Posteriormente cuando el Phlebotomo pica a otro perro le inocula la leishmania. Allí comenzarán a reaccionar con los macrófagos del perro y continuará su ciclo quedando el animal infectado.

¿Qué síntomas puede tener mi perro?

Los signos o síntomas clínicos aparecen de forma gradual y no se obserban todos a la vez.

– Lesiones cutáneas                    – Signos urinarios (poliuria)

– Pérdida de peso                       – Signos gastrointestinales (vómitos, diarreas)

– Disminución del apetito          – Ascitis

– Intolerancia al ejercicio          – Signos respiratorios

– Depresión, debilidad             – Cojeras

– Síntomas oculares                 – Uñas muy largas y deformes

– Sangrado nasal

¡La mejor defensa es una prevención eficaz!

Por desgracia, hoy en día, la Leishmaniosis no tiene cura. Por lo tanto es de vital importancia prevenir la enferdad evitando el contagio. Pero, ¿cómo lo hacemos?

– Recuerda que la Leishmaniosis es transmitida por phlebotomos (“mosquito”), protégelo frente a ellos desde principios de marzo hasta octubre, ya que es  su época de mayor actividad. Existen productos repelentes de mosquitos para tu perro tanto en forma de collar, con una duración de 6 meses, como de pipeta. El uso de tratamientos preventivos para la Leishmaniosis ha demostrado ser la forma más eficaz para prevenir la enfermedad. Estos tratamientos intentan evitar el contacto directo del parásito con nuestro perro.

Evita, en la medida de lo posible, las zonas de mayor concentración de mosquitos en estas épocas del año, como pantanos, aguas estancadas, cultivos de ragadío… Y recuerda que tras la caída del sol es cuando mayor actividad muestran estos vectores

– Además existen otros productos como la vacuna frente a la Leishmaniosis o un jarabe que ayuda a activar la respuesta inmunológica frente al parasito.

La importancia de una detección precoz

Dado que ningún método de prevención es 100% eficaz, existe la posibilidad de que tu animal se infecte.

Un sencillo análisis de sangre nos permite averiguar si nuestro perro padece la enfermedad. Esta prueba se realiza entre los meses de octubre y diciembre cuando la actiividad del phlebotomo ha terminado o es más baja.

La detección precoz de la enfermedad nos permite iniciar el tratamiento en fases tempranas, obteniendo mejores resultados o incluso consiguiendo su remisión, permitiendo a nuestro animal disfrutar de una vida sana y completamente normal.

Pregunta a tu veterinario cualquier duda que puedas tener a cerca de la prevención y detección precoz de la enfermedad, él/ella será quien mejor te asesore